¿Ejercitarnos físicamente? ¡Importa más el para qué, que el porqué!

Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook

El acondicionamiento físico es un antidepresivo natural, nos ayuda a neutralizar las emociones y canalizar nuestra energía ya que estimula las funciones de la hormona norepirefrina, que es un neurotransmisor coayudante con el estado de ánimo, y sentirse anímicamente bien incide directamente y de forma positiva en nuestro comportamiento. Nos sentimos más entusiastas, joviales, seguros, creativos, confiados y fuertes.

Más allá de los enriquecedores efectos fisiológicos y emocionales mencionados (son muchos más) se encuentran los beneficios físicos, los cambios que se ven en el cuerpo y los que sentimos en el rendimiento de nuestros sistema cardiorrespiratorio, lo que nos hace personas con mayores niveles de autoestima y de productividad.

A su vez, mientras tengamos una autoestima sana, sintiéndonos útiles y productivos construiremos relaciones interpersonales fructíferas, mejores y mayores lazos de amor, familia y amistad, atraeremos a nuestra vida lo que repercute en convertirnos en ser personas, compañeros y ciudadanos con más valor para la comunidad y contribuir a convivir en una mejor sociedad.

Siendo así, imagínense si agrupamos todos estos elementos lo fascinante que puede ser PARA disfrutar de una calidad de vida cotidiana más eficiente y plena el que nos ejercitemos con regularidad y disciplina.

Ahora es el momento de empezar a entrenar para ti y por ti.

Coach Marlyng Vivas

#todoseentrena